Larry Blumenfeld VS la crisis del jazz

Por: Estefanía Romero

Su inteligencia, gran criterio y conocimiento profundos son sólo algunas de las aristas que dibujan la figura de Larry Blumenfeld, quien pertenece hoy al mundo del jazz, de donde extrae distintas explicaciones que sólo pueden formularse a través de la palabra. De esta manera, ofrece a sus lectores un entendimiento distinto de lo que ocurre cuando la música suena; esto en un sentido inmediato, literal; y en otro que podríamos llamar atemporal, si estructuramos la realidad del hoy como un resultado del todo que ya ha pasado. Es esta simbiosis entre el intelectual, observador de la música, y la música, lo que han hecho trascender el jazz como un objeto de estudio cultural, histórico, musicológico e incluso metafísico, desde la época en la que se comenzó a considerar a la crítica de jazz como un fragmento inherente de la cultura del jazz.

Se trata de uno de los críticos del género que sobreviven a las circunstancias aniquilantes del universo cultural, en este vacío enorme que han desencadenado la supuesta democratización de los medios y la viralización de la estupidez. Por fortuna, Larry escribe hoy en el Wall Street Journal, en la revista Jazz Is; y realiza colaboraciones esporádicas en distintos sitios Web. Su tema es el jazz a través de… esperen, mejor léanlo desde sus propias palabras…

¿Por qué es importante la crítica de jazz?

“Estás haciendo una pregunta en un momento muy interesante de mi país y, pienso, en el mundo. Porque al hablar sobre lo que sea que es el jazz, y lo que sea que se entiende que es el jazz. Hablamos de una existencia de apenas un siglo de historia.

Si realmente estás bien educado sobre esto, sabrás que hay más que ese siglo en las contribuciones a lo que el jazz es. Pero la mayoría de la gente consideraría las grabaciones de jazz como algo de  cien años, y la mayoría de las personas trazaría la historia más o menos a hace un siglo. Pero, existe una historia mucho más larga de la crítica, de la crítica de arte, de la crítica cultural, del reportaje cultural y del periodismo sobre las artes, y esas cosas. Una historia muy importante de la crítica sería la crítica de la música clásica o de las artes visuales. Pero, la crítica, por al menos varios cientos de años, si no es que más, ha ocupado un cierto lugar en la sociedad y la cultura. La gente puede debatir sobre si esta ha sido una creación occidental o no. Pero luego aún existe una celebración más larga: la existencia del periodismo. Y creo que aquí es cuando regreso a tu pregunta, porque son temas muy arraigados en mi ahora mismo.

Existen muchos cambiando ahora mismo en los Estados Unidos, en términos de publicidad, periódicos, revistas, el mundo digital, y en términos de nuestra sociedad y lo que la cultura significa en  estos tiempos. Existe un cambio radical en cómo la gente obtiene su música y dónde es que cualquiera escribe o habla sobre la música. Creo que esto es una realidad hasta cierto grado en todo el mundo. El internet, Facebook y el hecho de que todos comparten todo, todo el tiempo, ha hecho un cambio radical. Por ejemplo, hace mucho tiempo, hace 40 años, si escribieras en Estados Unidos y quisieras encontrar algo sobre jazz, probablemente buscarías una copia de DowBeat. O si estuvieras en una ciudad, irías al periódico de la ciudad y buscarías las listas para ver si existe algún crítico de jazz, o un crítico, escribiendo ahí. Si fueras a Francia encontrarías una de las muchas publicaciones de jazz que salieron a través del siglo XX en Francia, y verías lo que esa persona estuvo escribiendo y qué se dijo.

Ahora todos comparten todo globalmente y, por una parte, es muy interesante; y, por otra, de alguna manera ha devaluado el interés en estas cosas.”

La crisis de la crítica de jazz

“En Estados Unidos, las oportunidades de leer sobre jazz y escribir sobre jazz han disminuido bastante, en las últimas décadas y, sobre todo, en los últimos años. Creo que existe un cambio grande en términos de crítica y cobertura cultural en EU, y el jazz está sufriendo mucho en ese terreno. Así que yo soy muy afortunado, escribo continuamente en un gran periódico, el Wall Street Journal; escribo continuamente en una revista nacional Jazz Is, que es una de las tres revistas sobre jazz aquí, la cual yo solía editar; también escribo cada cuando para varios sitios web, en los que tal vez no hago crítica como tal. El punto es que, aun así, existen menos oportunidades de leer sobre el tema en comparación a las que había antes. Los periódicos más importantes de Nueva York han cortado drásticamente su cobertura de jazz, existen muchos menos críticos de jazz o gente que haga reportajes sobre jazz en el país. Los periódicos en Estados Unidos están sufriendo y muriendo y cambiando, y tomaron una decisión, creo que muchas áreas de cobertura cultural ya no son importantes. Los lectores me han dicho. Si hubieras ido a Nueva York hace 20 años, encontrarías mucha más cobertura de jazz en la ciudad, en todos los medios, de la que existe hoy. Yo considero eso una crisis.

La cultura del jazz: Músicos y la comunidad de ideas

No quiero que mi respuesta anterior cree confusión. Existe gente que te dirá “oh, el jazz está muriendo”. Yo no necesariamente estoy de acuerdo con toda esa gente porque existió un periodo de tiempo en el que el jazz era una música muy popular, cuando en muchas casas estadounidenses sonaba el jazz, cuando podías tener un hit en el radio con jazz, y podías llenar las listas con jazz; eso fue hace muchas décadas, no es el caso ahora y no creo que vaya a ser eventualmente. Pero es una cultura realmente importante y se mantiene vital; existen músicos haciendo un trabajo vivo y original de lo que yo llamo jazz. Y se mantiene, además de un producto musical, una comunidad muy importante, una comunidad intelectual, una comunidad de ideas; eso tiene que ver con muchas cosas, y de eso es de lo que yo escribo.

Para mí, si un disco de jazz vendió cien mil copias en cierto punto de la historia, y ahora un disco como ese podría vender solo cien copias… bueno, eso significa que el músico y la compañía disquera no pueden hacer mucho dinero de eso, y significa que no será una noticia importante para las masas como para que yo lo escriba. Pero, aun así, es muy importante para lo que yo me comprometí a escribir y para lo que me interesa; entonces, creo que musicalmente hay muchas cosas interesantes e importantes sucediendo; y existe un gran cuerpo de ideas y de comunidad alrededor de esa música, que crean grandes historias. Todo eso tiene que ver con identidad, cualquier tipo de identidad que pudiéramos rastrear en relación a los Estados Unidos. Pero eso, más y más, tiene que ver con la comprensión creciente que va más allá de los EU.

Entonces, creo que la historia del jazz cambiado en sí misma y sigue cambiando. Si hace 40 años alguien podía decir “esto es jazz, y esta es la  forma pimordial de arte estadounidense”, ahora esa verdad sería complicada, y me gusta escribir sobre esas verdades complicadas.

Algo que intento comunicar a los estadounidenses, y es muy importante que todos lo entiendan, es que estamos en medio de una crisis en términos de gente que realmente aprecie el papel del crítico y el papel de la crítica, y la idea de lo que es cultura.

La ironía: Existe gente a la que no le interesa el jazz, pero tiene dinero y va a los conciertos porque necesitan que la gente vea que fueron; necesitan decir “fui a este concierto porque soy una persona culta”, aunque no les interese en realidad…

Eso de hecho pasa aquí también, y no es inusual para cualquier tipo de arte. Como en la época de Shakespeare; sus obras fueron presentadas no sólo para los ricos y, de alguna manera, cientos de años después se volvieron algo que ya no es para la gente. La música clásica ciertamente se volvió algo para las élites, y eso es en cierta medida por el precio que tiene. El jazz, hace mucho tiempo era más accesible en EU, para la gente que no tenía mucho dinero o para la gente que no se sentía como una élite. Una vez que el jazz fue aceptado como un arte formal, las cosas cambiaron. Si vienes a Nueva York y quieres escuchar el mejor jazz, probablemente vas a tener que gastar una alta cantidad de dinero; ese es un problema y hay pocas personas haciendo algo al respecto.

La identidad del jazz

Hay una cosa muy interesante sucediendo en el jazz y yo escribo mucho al respecto. Es esto: ¿a qué nos referimos con jazz? Y, ¿cuál es su historia, su herencia y su identidad? No existe duda de que lo que llamamos jazz surgió en EU, y existe una larga lista de músicos, negocios y audiencia que se desarrolló. Pero no existe duda de que hay una larga historia en la atmósfera occidental que incluye a tu país (México), cuando fue la colonización europea: hubo poblaciones nativas que lo lograron o que no. Hubo muchos lugares a los que llegaron africanos gracias a la trata de esclavos. Cualquier entendimiento inteligente de la historia del jazz o de lo que es el jazz hoy en dia, debe comprender cualquier identidad africana que llegó por la trata de esclavos. Y cualquiera debería comprender la conexión entre lo africano, lo europeo y otras formas.

Si observas históricamente… tú me contaste algo sobre jazz sucediendo en los años 20 (en México)… lo que pasó al principio del siglo XX en Brasil, Cuba, Panamá y el Caribe tiene una profunda conexión y existen muchos paralelismos. Es importante comprender el jazz como americano, es también importante entender el jazz como este impulso que sucedió a través de toda la atmósfera. Sé que el pianista Danilo Pérez me ha educado mucho sobre lo que pasó en Panamá y cuáles son sus influencias. Tuve que pasar mucho tiempo en Nueva Orleans, el lugar que la mayoría de los estadounidenses considera como la cuna del jazz, y esto tiene mucho que ver con la presencia de los esclavos africanos ahí. Tiene mucho que ver con la presencia de los asiáticos que llegaron en cierto punto en el siglo XIX.

Así que ahora es un momento en el que podemos comenzar a comprender cómo es que el jazz se registró en todos estos lugares, y cuál es la historia que todos nosotros compartimos. Pero también existe este otro lado, un fenómeno aún más moderno: con la globalización, la gente puede moverse tanto que ahora existen muchas invenciones de jazz, y el jazz se escucha bastante en todo el mundo.

Mucho de esto tiene que ver con Cuba, la influencia cubana; alguna gente llama a eso jazz latino, pero es en realidad parte de la historia. No me gusta la idea de decirle a la gente que debería estar interesada en el jazz, o que debería intentar crear una cultura del jazz donde no existe, pero me gusta la idea de ver dónde existe el jazz, dónde se está haciendo el jazz y tratar de escribir al respecto. Ahora en EU existen muchos programas para que los músicos escuchen jazz, hace 40 años ese no era el caso. Ahora, si tienes 19 años y quieres ir a la universidad y estudiar jazz con grandes maestros, existen lugares en los que puedes obtener un grado en eso. Ahora, ¿esto significa que vas a tener mucho dinero cuando te gradúes? ¿esto significa que existe una cultura del jazz? No estoy seguro, pero es algo muy interesante para mí.

¿Por qué escribir sobre jazz?

¿Qué es lo que tiene valor y qué significa para ti? De la misma manera yo podría preguntarte en dónde nacieron tus padres y qué significa esa identidad en tu vida? O, ¿a qué religión perteneces? O, ¿qué significa eso en tu vida? Significa algo, pero eso quizás signifique algo diferente para la siguiente persona.

Lo que yo considero jazz ahora viene de un amplio rango de formas estilísticas de jazz de identidades. La gente que hace cosas que yo llamaría jazz, eso tal vez suene como música de cámara pero tiene swing y tiene improvisación; o quizás hagan algo que suene como afroamericano pero le añade jazz. Y hasta cierto punto los artistas y la audiencia y el crítico tienen que definir lo que ellos piensan sobre el jazz.

Estoy seguro que cuando tú pensaste “voy a escribir sobre jazz”, no fue para obtener mucho dinero. Estás respondiendo a algo, a algún impulso. Tal vez fue algún vecino quien te dijo “hey, escuchemos algo de jazz”, ¿a qué se refieren con eso? Debe existir algún tipo de cultura ahí.

Existe la música en sí misma, y si la música no tiene la calidad suficiente, y si la música no está relacionada a esa historia del jazz, entonces ¿de qué estamos hablando, para empezar? Pero entonces existe un nuevo gran nivel: ¿cuál es la historia aquí? ¿por qué me interesa esto?

Si me preguntas sobre cualquiera de quien yo haya escrito en los años pasados, parte de eso es que yo respondí a su música; pero existe otra gran parte, donde está su riqueza. Y, la verdad, es que en cualquier gran arte, la mayoría de los artistas ha añadido gran riqueza a su carácter, y existe riqueza en su historia, entonces…

Aunque comencé hablando sobre esta crisis, yo creo que existe mucho menos espacio y atención hacia la cobertura de jazz o crítica seria en general. Creo que existe una historia del jazz, en la que ha gente hablando de una manera inteligente sobre el jazz, existen algunos haciéndolo en el presente: Gary Giddins, este es un autor importante, no estoy de acuerdo en todo lo que él ha escrito en su carrera, pero él ha escrito cosas muy importantes.

Thank you very much for sharing all your knowledge to me and all the Mexican audience that belongs to that jazz culture, dear Larry!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *