“El amor es la respuesta, todo es posible”: Donald Harrison Jr.

Por Estefanía Romero

“Big Chief” (“Gran jefe”) es como le llamamos. Es compositor, multiinstrumentista, saxofonista más que nada, y profesor. Es bien conocido por haber tocado junto a grandes clásicos como Art Blakey’s Jazz Messengers, y con nuevos y grandes músicos que están reinvientando el jazz, como Christian Scott. También nos referimos a él por algunos episodios de Treme, la serie de HBO, que basó varios de sus episodios en la vida de Donald Harrison.

Tuve la oportunidad de aprender mucho al platicar con este personaje inspirador, durante nuestra visita al Festival Internacional JazzUV 2017 . Les comparto el resultado de este gran encuentro.

Casa del Lago, Xalapa, Veracruz. Noviembre 2017

-Anoche en tu concierto el director Lanfranco Marcelletti habló sobre Leonard Bernstein y todo este concepto de mezclar la música clásica con el jazz y recordé cómo Bernstein tuvo que defender el jazz, tuvo que explicar las razones de por qué esta es una gran música; eso fue muy importante para la historia y creo que, de alguna manera, se repitió anoche.

-Wow.

-¿Qué opines sobre ese concepto latente, vivo aquí mismo, este año, en México, en Xalapa?

-Fue fantástico tener la oportunidad de tocar aquí con una gran orquesta que abrazó el concepto, y que trabajó tan duro para tocar la música. Me hizo muy feliz porque yo quería traer ideas de bebop y jazz al mundo orquestal, y poder realizarlo siempre es increíble y genial. Tener una orquesta que quiere ayudar es increíble, hicieron un muy buen trabajo. Estuve muy feliz.

-Yo vi muchos elementos presentes. Escuché New Orleans, escuché bebop, escuché… no se si estoy loca, pero también pensé en Ravel. Los compositores de la música clásica del siglo XX estuvieron ahí. Quizás la siguiente pregunta es: ¿cuál es el presente del jazz? Porque esto es maravilloso.

-He escuchado mucha música y he sentido lo que debe venir como la música que sigue… quizás un poco de Dvořák, Ravel, Charlie Parker, Sidney Bechet. Esto se da de manera natural en la música, puedes sentirlo, en el mejor de los casos; puedes escucharlo. Estoy intentando juntar toda esa música, porque debería estar junta. Porque veces debemos estar todos juntos aquí y ahora. Porque hoy, creo, a alguna gente de las orquestas le gusta el jazz. Me hace muy feliz cuando alguien más entiende lo que estamos haciendo.

-Háblame del Nouveau Swing… ¿es eso Nouveau Swing?

Nouveau Swing… Yo quería poner la música de baile de mi generación en un contexto de jazz. Entonces es como hip hop, R&B and soul, rock y funk, pero siempre tiene un swing como el jazz. Quiero decir, todos los estilos de la música son llevados a un contexto de jazz.

-Dijiste antes que los músicos deben leer la historia del jazz. ¿Por qué?

-No tienen por qué hacerlo. Quiero decir que cuando tú lees la historia del jazz, mientras practicas, entiendes las cosas desde adentro. Los músicos no tienen que ir a ningún lado, pero esto les abre el proceso de pensamiento sobre por qué suceden las cosas y qué es lo que está en realidad pasando… así pueden ver toda la fotografía completa.

-¿Puede un artista crear sin aprender?

-Sí, pero si le pides a alguien que toque como Charlie Parker, no puede y eso también está bien; pero entonces él debe reconocer “no entiendo a Charlie Parker”. El problema es cuando dice que sí lo comprende. Si le pido que toque como Charlie Parker y dice que no puede, está bien; yo puedo tocar algunas cosas como Charlie Parker y eso está bien también. Si una persona dice que no puede, no podemos llamarlo para hacer un concierto de Charlie Parker, no debe venir porque no le importa.

Muchos músicos quieren venir y tocar la música de Charlie Parker, pero no pueden hacer algo para lo que no están preparados. Debemos dejar tocar a la persona que sabe lo que está haciendo, a quien le importa estudiar.

-Volviendo al concierto de anoche, también pensé mucho sobre Duke Ellington, ya que él fue una gran razón por la cual el jazz logró convertirse en un arte.

-Cierto.

-¿Cuál es la razón por la que tú traes Duke Ellington a los mexicanos?

-Pensé que existe algo especial sobre unir la música. Como ese espacio para toda la música, cuando sabes que es clásica, cuando sabes que es jazz, pero se juntan para crear un nuevo sonido*. Puedes escuchar el pensamiento de la música clásica como una parte del jazz y luego se mezclan en una sola canción.

-Como eres un educador. ¿Qué piensas sobre el presente y el futuro de la educación en el jazz?

-Algunos de los grandes músicos están enseñando ahora y eso es muy valioso. Todo lo que creo sobre enseñar es en realidad parar lo que yo aprendí de muchos de los grandes músicos y, esperemos, algunos de los jóvenes van a aprenderlo; mientras que los grandes me están enseñando y ayudando a comprender a los otros. Para mí es sobre aprender de las generaciones pasadas, algunos siguen aquí, algunos tienen 80, 90 años, y todavía me dan grandes lecciones. Soy muy afortunado por tocar con ellos.

-Háblame sobre tu Quinteto.

-Ahora tocamos jazz cuántico. Me puse a estudiar física cuántica. El jazz es como dos dimensiones, es horizontal y vertical. Es plana la forma en la que lo pensamos, pero me puse a pensar en una forma de tomar la música, por así decir, afuera de las dos dimensiones, y ponerla en tres o cuatro dimensiones. Cuando tenemos armonía y ritmo se queda así, pero yo puedo tocar e ir en cualquier dirección en cualquier momento, subir y bajar, hacer círculos, eso es liberador.

-Muchos músicos de jazz han pensado que esta música es espiritual.

-¡Sí! Es espiritual porque el universo es espiritual, todo es natural. Así que ahora estoy abriendo mi espíritu a un lugar más grande porque el espíritu es libertad. La física cuántica es espiritual porque la respuesta del universo es que cualquier cosa es posible. Entender eso, todas estas teorías, te ayudarán a crecer, espiritualmente también, porque si todo es posible entonces Dios es posible, porque esa es la respuesta.

-¿Hay algo que quieras agregar a la audiencia Mexicana?

-Sólo amor, el amor es la respuesta. Todo es posible.

Thank you, dear Donald!

 

*La orquesta y Donald tocaron arreglos que Duke Ellington le hizo a piezas de Tchaikovsky.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *